Últimamente los libros caen en mis manos un poco por casualidad. Visito más la librería que cualquier otra tienda en el mundo, lo tengo que reconocer. Y por eso, cuando hace unas semanas llegué y vi un libro titulado I’ll be home for Christmas no pude evitar acércame y cogerlo. La razón es más bien simple… Después de 4 meses lejos, yo también iba a estar en casa por navidad. No he conseguido encontrar traducción al castellano de este libro, pero, si el espíritu navideño aún sigue por tus venas, o si quieres una historia de las que te enganchan capítulo a capítulo just read it!

La protagonista se embarca en una aventura que le llevará desde Australia hasta una pequeña isla de Irlanda, pero claro, ahí no acaba todo, si fuera tan simple el libro acabaría en 30 páginas, ¿no crees?… Todas las cosas que estés imaginando que puedan suceder durante un vuelo – más bien unos cuantos– de más de 24 horas, le sucederán a ella. Y cuando por fin, después de un viaje que empieza a ser eterno, llega a la isla le espera una situación totalmente diferente a la que ella había estado imaginando mucho tiempo atrás.

ill-be-home-for-christmas

Sin ánimo de mucho spoiler, la protagonista deja Australia con mentiras, solo ella sabe que se embarca en un viaje que le lleva a cruzarse medio mundo, y llega a Irlanda sin ningún tipo de plan, solo buscando a parte de su familia; esa que todavía no conoce.

El libro es fácil de entender, no tiene un inglés complicado y además la historia se va contando por si sola. Vamos, que no se necesita un C2 para entender este libro, y te aseguro – ahora ya está en ti creerme o no – que te enganchará tanto que tardarás poco en terminarlo. Es un libro que trata de la valentía de dejar tu zona de confort e irte a cruzar el mundo para encontrar aquello que tantos años llevas buscando, que tiene la mirada puesta en superar situaciones que no salen como planeas y que escapan totalmente de tu control. Pero es que, no todo iba a ser bonito por mucho que sea navidad, ¿no?

Sobre la autora

Graduada en educación, Roisin Meaney ha sido profesora en Dublín durante muchos años, viajando entre medias dos años a Zimbabue como profesora de inglés. También ha trabajado como redactora publicitaria en Londres, donde empezó a interesarse más por la escritura y decidió tomar la iniciativa de escribir su primera novela The Daisy Picker. A su vez, decidió tomarse un break y viajó a San Francisco con uno de sus hermanos.

Al volver a Irlanda siguió dando clases y escribiendo en su tiempo libre. Pero mientras escribía su segundo libro decidió que era hora de pasar a ser escritora a tiempo completo, algo que realizó en 2008. Actualmente cuenta con más de 15 libros y escribe tanto para adultos como para niñxs.