La Semana Internacional de Cine de Valladolid sabe que siempre hay que mirar al futuro, y al igual que la 62 edición tuvo Live Cinema, este año, de nuevo de la mano del Laboratorio de las Artes de Valladolid, no sólo el Live Cinema, sino también la Realidad Virtual estuvieron presentes en las 63 edición con, Seminci Transmedia.

El ciclo organizado por Bit:LAV (que ha resultado todo un éxito de asistencia), ha contado con una programación de lo más completa. Una Mesa Redonda sobre la Realidad Virtual, la “proyección” de seis cortos rodados con esta tecnología, y sin olvidar los inicios del ciclo, dos shows de Live Cinema, todo ello en la Sala Experimental del Teatro Zorrilla.

El miércoles 24 de octubre, se reunieron en la Sala Experimental del Teatro Zorrilla, Esther Pérez-Atam (integrante del Laboratorio de innovación de RTVE), Roberto Romero,(cofundador de Future Lighthouse) y Marcelo Santamaría (Xperiencia) junto con la moderadora y organizadora del ciclo, Marta Álvarez (Transmedia Virtual), para hablar sobre la Realidad Virtual.

La Mesa Redonda

Roberto Romero, inició el debate sentando las bases sobre la tecnología para la audiencia, y dejando clara su postura, sobre que sólo se trata de una nueva herramienta, y que lo único importante y eterno es “el amor de la gente por crear y contar historias”. Le siguió en la intervención Marcelo Santamaría, quien sostenía que la importancia y la esencia de esta nueva tecnología reside en que es “un estado alterado de la consciencia”. Finalmente sería Ester Pérez-Atam la que intervendría, hablando de los constantes esfuerzos de RTVE por mantenerse siempre cerca de las nuevas tendencias y tecnologías, cómo el minijuego promocional de El Ministerio del Tiempo VR, en el que además participó con Roberto, Una conversación muy amena, llena de ilusión en la que la principal conclusión fue que la Realidad Virtual será una herramienta común para contar las historias del futuro, que convivirá con el cine, cómo este lo ha hecho con el teatro, y que los creadores de contenido audiovisual, como televisiones y productoras deben empezar ya a trabajar con esta tecnología, pues su democratización está cada día más cerca.

Las Experiencias de Realidad Virtual y Live Cinema

En cuanto a las proyecciones, el que suscribe tuvo la oportunidad de “experimentar” dos de los cortos, Bloodless de Gina Kim, y Hacia una Primavera Rosa, de Mario de la Torre.

bloodless
bloodless

Bloodless es una muy inteligente forma de usar el punto de vista del publico en la narración, para denunciar la invisibilización de los crímenes de soldados norteamericanos sobre prostitutas surkoreanas durante los años 50. Los primeros minutos, observamos el entorno, cómo un turista más en uno de los ya comunes videos 360º sobre ciudades, para poco a poco, al llegar la noche, centrar nuestra atención en una prostituta, situándonos ahora en posiciones inquietantes respecto a ella, haciéndonos sentir que la acosamos. Finalmente, esta nos confronta (hay que añadir que el corto sólo cuenta con sonido y música, no voces), y la acción pasa a lo que parece la habitación de un hotel, donde podemos ver su cuerpo entre unas mantas sobre un colchón en el suelo, quizá tras habernos prestado sus servicios…la acción entonces desaparece, hasta que nos percatamos de que un charco de sangre comienza a crecer bajo el cuerpo ante nuestra impotencia (o inacción), y no sólo eso, una investigación más completa del entorno, revela la invisibilización de todo esto, cuando al mirar al espejo en la habitación, este no refleja ni el cuerpo ni la sangre, cómo si en realidad no existieran.

primavera-rosa
Primavera Rosa

Hacia una Primavera Rosa, es menos ambicioso, pero igualmente original, y le saca buen partido a la Realidad Virtual. En este caso, se trata de una suerte de documental sobre la situación de la comunidad LGBTI en Brasil, construido sobre varios testimonios, estando el público en el centro de todos ellos, mientras estos rotan a nuestro alrededor

Por último, pudimos asistir a la proyección del show de Live Cinema, Borderhack, de los sevillanos, Los Voluble. La performance se valía de imagen y sonido mezclados en directo, para hablar de sobre las limitaciones de la sociedad, cómo el racismo, la homofobia, enfrentamientos ideológicos…y de cómo estas están primero en el individuo, para después intentar romperlas, o al menos hacer a la audiencia pensar sobre sus propias limitaciones.